Situación Laboral - Declaración Nuevo Encuentro Vicente López


Desde la llegada al Gobierno Nacional de Mauricio Macri podemos observar un ataque hacia los trabajadores, comenzando con una gran cantidad de despidos en el sector público, descubriendo una verdadera caza de brujas, y ciertas declaraciones para poner topes a los acuerdos salariales de principios de año. El Ministro Prat Gay expreso que “Cada sindicato sabrá dónde le aprieta el zapato y hasta qué punto puede arriesgar salarios a cambio de empleos”.
Con estos argumentos el gobierno obligó a los trabajadores a soportar la devaluación, deteriorando el poder adquisitivo del salario y fortaleciendo las ganancias empresariales, recrudecido por los aumentos de las tarifas de los servicios y de los productos en general, que afecta incluso a las pequeñas empresas que están suspendiendo o despidiendo trabajadores porque no pueden hacer frente a todos los “sinceramientos”.

El Congreso pretendió atenuar esta situación de crisis que está sufriendo nuestro país, sancionando la Ley de Emergencia Ocupacional, que preveía la suspensión de despidos por 180 días y la doble indemnización. Esta norma aprobada por amplias mayorías en ambas cámaras, fue vetada por el Presidente Mauricio Macri sin brindar argumentos económicos ni políticos, lo que refleja un claro contrasentido, ya que es evidente que si se prohíben los despidos y se aumentan las indemnizaciones, no se incrementa la pobreza como él dijo, sino todo lo contrario, hubiese frenado la creciente tasa de desocupación y por ende de pobreza. Pero esta ofensiva contra los trabajadores se encuentra amparada por las recientes declaraciones del Presidente Mauricio Macri, cuando le preguntaron “¿Qué necesita la inversión? … una justicia laboral más equitativa, no tan volcada a encontrarle siempre la razón a una parte.”

Este atropello sobre los fallos judiciales, sin comprender que cada sentencia se encuentra sustentada por hechos individuales, además de un profundo desprecio por las instituciones republicanas, desnuda una certera política económica centrada en la pérdida de derechos y salarios de los trabajadores como herramienta para beneficiar a sectores empresariales.
Obviamente que esta línea política se encuentra fundamentada intelectualmente por las editoriales del Diario La Nación, quien desde que asumió este gobierno no deja de marcar la agenda presidencial sosteniendo la necesariedad de la reforma laboral, desprotegiendo a quien la CN preserva.

Pretenden que las cargas sociales, hoy a cargo de las empresas, sean abonadas por los trabajadores; abandonar el sistema de reparto para volver a uno de capitalización individual dejando fuera de tal sistema a una gran cantidad de personas que lo necesitan y es su derecho gozar del mismo; asignar preferencia a los acuerdos laborales de nivel menor (empresa o sector geográfico) por sobre los acuerdos colectivos o paritarias en el nivel de sector de actividad, provocando la atomización sindical reduciendo el poder del conjunto de los trabajadores en la negociación y disminuyendo los beneficios concretos para los trabajadores; flexibilizar la contratación laboral llevando a la concreción de contratos basura, extensión de periodos de prueba, baja de salarios, falta de condiciones dignas de labor, despidos arbitrarios y altas tasas de desempleo, llevando intranquilidad y desesperación a las familias por no saber si van a tener un sueldo digno a fin de mes con el que contar; llegar a la jornada laboral variable o flexible, que siempre juega en detrimento de los trabajadores y la realización de su vida personal.

Finalmente como broche de oro sustituir el sistema de pago de indemnizaciones por despido sin causa en “un sistema contributivo que ampare al trabajador frente al desempleo… con aportes del trabajador y contribuciones del empleador” esto significa desvincular al trabajador a bajo costo, tan bajo que serían los mismos trabajadores quienes tendrían que contribuir a ese fondo.

Desde Nuevo Encuentro Vicente López repudiamos y alertamos al conjunto de la sociedad y de los trabajadores en particular sobre las políticas económicas y laborales que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri y consideramos, como advierte el diputado Héctor Recalde, que “plantean regresar a 1903, antes de la sanción de la ley de descanso dominical y la primera ley de riesgos del trabajo, hoy fustigada por el presidente Macri”.

Ya tenemos miles de familias sin un empleo digno y en muchos casos, por los crecientes aumentos de tarifas, que no logran cubrir todos sus gastos, realmente no podemos permitir que se siga precarizando nuestro trabajo y sigamos perdiendo los derechos adquiridos como sociedad.

Comentarios