lunes, 31 de agosto de 2015

Sabbatella celebró una nueva nieta recuperada y recordó a Pepa de Noia

31.08.2015 | Buenos Aires

Sabbatella celebró una nueva nieta recuperada y recordó a Pepa de Noia

“Hoy es un día muy especial, porque nos enteramos de la maravillosa noticia de la recuperación de la identidad de la nieta 117 y también del fallecimiento de esa enorme luchadora que fue Pepa de Noia. Es un día de sensaciones encontradas: de alegría por la nieta recuperada y de dolor por la despedida de Pepa; las dos cosas nos llenan de emoción y también nos comprometen”, señaló esta mañana Martín Sabbatella y agregó: “Una nueva identidad develada, fruto de la lucha incansable de las Abuelas de Plaza de Mayo es, además de una maravillosa noticia, un desafío a ir por quienes aún no conocen sus orígenes y su historia”“Cada nieto, cada nieta recuperados, en este presente en el que el propio Estado promueve los derechos humanos, es un triunfo de la vida sobre la muerte, una victoria inmensa de la verdad sobre el silencio y la mentira, que nos llenan de fuerzas para ir por las identidades que faltan”, aseguró el presidente de AFSCA.

Por otra parte, en relación al fallecimiento de la Madre de Plaza de Mayo, integrante de la Asociación Seré por la Memoria y la Vida, Sabbatella consideró: “El adiós a Pepa también nos emociona y compromete. Para todos y todas, pero especialmente para quienes tuvimos la suerte de ser abrazados por su cariño y por su militancia infatigable, Pepa fue y será sinónimo de lucha, de amor, de compromiso con la Verdad y con la Justicia”.

Josefina “Pepa” García de Noia había nacido en 1921 y estuvo en el grupo inicial de madres que reclamaron en Plaza de Mayo el 30 de abril de 1977, por la aparición con vida de los detenidos desaparecidos por la dictadura cívico militar. Su hija, María Lourdes, había sido secuestrada el 13 de octubre de 1976 a los 29 años de edad. Desde entonces, Pepa no dejó de buscarla y reclamar Justicia.

“Se nos fue una madre enorme, una Madre con mayúsculas y en plural. Se nos fue una compañera inagotable que estiró sus días hasta los 94 años a fuerza de militancia y de compromiso; primero por Lourdes, la hija que le arrancaron los dictadores, y luego por todos y todas quienes soñamos y peleamos por una Patria justa, libre y soberana”, afirmó Sabbatella y se preguntó: “¿Cómo bajar los brazos frente a este ejemplo de perseverancia y compromiso? ¿Cómo rendirse ante una adversidad después de recorridos militantes como el de Pepa y tantas Madres y Abuelas, que empezaron solas rondando en la Plaza y nunca aflojaron? ¿Cómo no avanzar con más y más fuerza por esos mismos sueños que fueron motor de su enorme existencia”“Su ejemplo es nuestra bandera, como lo es el ejemplo de lucha de miles de argentinos y argentinas cuya vida fue cegada por los dictadores y sus cómplices”, concluyó el referente nacional de Nuevo Encuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario